Cine
Un día triste para los Premios Óscar

Por: Lucano

El 2018 marcó un récord de bajas audiencias para la premiación de los Óscares, habiendo visto ganar la cinta del mexicano Guillermo del Toro, The Shape of Water, ahora enfrentan un nuevo problema al revelar a los nominados este año, causando especial sorpresa, las nominaciones de "Mejor Película" y "Mejor Actriz". En un giro, no tan inesperado, Black Panther, después de haber recibido nominaciones y premios durante toda la temporada, para sorpresa incluso de sus fanáticos, obtuvo la nominación a mejor película del año y Lady Gaga, en un papel realmente sin trascendencia en A Star is Born, obtuvo la nominación como mejor actriz.

 

Si bien Marvel es la franquicia cinematográfica más exitosa de los últimos tiempos, resulta un poco chocante ver una cinta que no solo hace muy pocos méritos para obtener esa nominación, si no que además, incluso su mismo séquito concuerda con que "la película es buena, pero no merecedora de la nominación". Y Lady Gaga en su debut actoral, que si bien ofreció una interpretación decente, está lejos de ser el material premium que normalmente La Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas considera para las nominaciones más importantes.

 

Esto, seguido al anuncio hace meses de que en el futuro la categoría "Mejor Película Popular", será añadida a las categorías premiadas por los Óscares. Decisión que también fue fuertemente reprimida por los seguidores del show de premiaciones cinematográficas. Especialmente llevando la idea de que "Los Óscares no son los MTV Movie Awards" como estandarte de los detractores de la decisión.

 

Lo que dejaron atrás...

Es una verdadera lástima que los Óscares hayan tomado la ruta que tomaron, ya que tanto Black Panther, como Lady Gaga ocuparon espacios de películas y actrices mucho más merecedoras de la nominación y que no vieron su calidad y talento reconocidos en pro de obtener más audiencia para el show de este año. En primer lugar, la nominación de Black Panther se siente como el primer intento a incluir una "Película Popular" dentro del Óscar a Mejor Película, como referencia para el nuevo premio que posiblemente sea agregado a la ceremonia del próximo año. Sin embargo, si se trataba de premiar una película popular, Ready Player One, Mission Impossible: Fallout e incluso la mismísima Avengers: Infinity War habrían sido mejores opciones. Claro, esto no significa que ninguna de estas cintas, ni siquiera Black Panther, sean en realidad merecedoras de tal honor, solo que había mejores opciones "populares".

La construcción del mundo y el comentario social anti-corporativo de Ready Player One, era mucho más apropiado para una nominación de una cinta popular.

 

En cuanto a cintas "no populares", Searching parece ser la película que fue totalmente ignorada por la Academia este año, aclamada por la crítica, con un formato original y un guión que mantuvo a la audiencia y a los críticos tratando de descifrar su final durante toda la película, aparentemente la presentación por medio de dispositivos digitales no fue del gusto de los votantes de la Academia. Hereditary, una de las mejores películas de horror de los últimos tiempos y que se perfilaba como candidata a una nominación a mejor película también se vio ignorada, además de que, su estrella femenina, Toni Collette, quién muchos esperaban ver con una nominación fue ignorada, en pro de la popularidad y ratings que la nominación de Lady Gaga pueda proveer.

Es una verdadera lástima que la actuación de Toni Collette haya sido ignorada.

 

Por otro lado, A Quiet Place, una cinta ampliamente reconocida por la crítica y las audiencias, habiendo recuperado más de veinte veces su presupuesto en ingresos, tan solo recibió un reconocimiento por su diseño de sonido (que era de esperarse), pero según la crítica y audiencias, se trataba de otra candidata de horror a nominaciones más importantes.

Una de nuestras favoritas del año pasado, de verdad sentimos que A Quiet Place no haya recibido más reconocimiento.

 

No es de sorprenderse...

No es cosa de ahora que la Academia se decida a premiar o nominar películas altamente populares, hay que recordar que en 1998, al encontrarse Titanic nominada a 14 premios Óscar, la ceremonia alcanzó un récord de audiencias de 55 millones de espectadores en vivo. Similarmente, con cintas como The Lord of the Rings: The Return of the King, los ratings de audiencia se han disparado cuando alguna "favorita del público" ha sido nominada o incluso resulta ganadora. Claro, en esos casos también, se trataban de películas merecedoras de las nominaciones.

Si, si quieres que tu premiación sea popular, nomina cosas populares...

 

La movida por alzar las audiencias para este año no se limita a incluir a Lady Gaga y a Black Panther como nominadas en categorías en las que no deberían de encontrarse nominadas, además luego de que se anunciara también que la ceremonia de este año no tendrá un maestro de ceremonias en específico, se dio a conocer que diversas estrellas de la franquicia del Universo Cinematográfico de Marvel serán los presentadores y animadores de la premiación, se hace evidente no solo el favoritismo, si no que además, se deja ver la desesperación por obtener más audiencia.

 

¿Funcionará?

En otros años, estrategias similares le han dado frutos a la Academia, sin embargo, como ya lo mencionamos antes, en otros años, los nominados eran al menos, merecedores de las nominaciones. Es un contraste bastante grande el haber visto a Logan nominada a un Óscar por mejor "Guión Adaptado", contra las 7 nominaciones de Black Panther, considerando que, a Logan se le reconoció por la escritura de la misma (uno de los 5 Óscares principales), sin recibir ninguna otra nominación. Y Black Panther, sin tener ninguna nominación importante, solo reconocimientos técnicos, recibe la nominación a mejor película. Entre muchos fanáticos y críticos, la idea de que se trata de una nominación de relaciones públicas empieza a resonar, ya que, no solo se trata de atraer audiencias, si no de aplacar también a los que constantemente gritan a toda voz que la Academia no reconoce, ni representa a las minorías con las nominaciones y los premios.

 

Tener un reparto de estrellas ampliamente populares como presentadores, al igual que nominar a una película popular a mejor película y tener a Lady Gaga como una candidata al Óscar por actuación pueden en última instancia, ser beneficiosas para la audiencia de los Óscares, pero muy dañinas para su credibilidad. ¿Ustedes qué opinan?

Cine