Tecnología
Pronto veremos los Intel Ice Lake

Por: Lucano

El CES 2019 nos ha traído varias sorpresas bastante agradables para los fanáticos de la tecnología, los avances en pantallas tanto por parte de Samsung como de LG, las opciones de aceleración gráfica de Nvidia y AMD, así como la "Area-51" de Alienware, la primera laptop con la capacidad de ser actualizada con mejor y nuevo hardware cada vez que queramos. Pero la verdad es que, hablando de tecnología, es posible que el avance (que por cierto esperábamos desde el año pasado) se trata de los procesadores Ice Lake de Intel, que con la nueva arquitectura Sunny Cove de 10nm, no solo son más pequeños y aptos para básicamente cualquier equipo, si no que además, tendrán capacidades que nadie habría imaginado para un procesador del tamaño de uno de nuestros dedos.

No bromeamos acerca del tamaño...

 

Se esperaban para hace tiempo pero finalmente la fabricación de los primeros procesadores de Intel de 10nm bajo la nueva arquitectura Sunny Cove entrarán en producción este mismo 2019. En Las Vegas, durante el CES 2019, Intel ha mostrado sobre el escenario el primero de ellos, dejando a la audiencia con la boca abierta con sus impresionantes especificaciones. La información inicial que Intel ha ofrecido se centra en las versiones para equipos portátiles, los Ice Lake-U con TDP de 15W, los cuales estarán a disposición de los fabricantes antes de finales de año.

 

Estos procesadores serán modelos de 4 núcleos y 8 hilos con múltiples subprocesos, y estrenarán la esperada Gen11 de gráficos, la cual, según Intel, será la primera solución integrada de gráficos que alcance 1 Teraflop de rendimiento gráfico gracias a que contará con hasta 64 EUs en configuraciones de cuatro bloques de 16 EUs cada uno. Esa capacidad gráfica extra es uno de los condicionantes para el uso de memoria LPDDR4X, que debe proporcionar al menos 50 GB/s de ancho de banda.

 

En cuanto a conectividad, lo más destacado de la primera generación Ice Lake se trata del soporte nativo para la nueva WiFi 6 así como para la conectividad Thunderbolt 3. Siendo procesadores diseñados y optimizados para equipos portátiles y con el hito de los 10nm en mente, la autonomía será uno de los elementos y ventajas primordiales con el uso de estos chipsets. Intel apunta a equipos con hasta 25 horas de autonomía, gracias a la combinación también de innovaciones en la pantalla y en el diseño de las tarjetas madre, que dejan un 10% más de espacio para las baterías.

El nivel de innovación generado por los nuevos procesadores de 10nm es digno de reconocimiento.

 

Como ya mencionamos, esta nueva generación de procesadores entrará en su etapa de producción durante el 2019, para llegar a los proveedores y distribuidores cerca de final de año (todos vamos a querer una laptop con esta nueva tecnología para la próxima Navidad), así que habrá que esperar un poco al menos, para una demostración en vivo de sus capacidades, que es probable que nos llegue más tarde este año, así como posiblemente, las especificaciones para la primera versión para computadoras de escritorio.

 

Y es que hay que decirlo, una opción gráfica integrada capaz de competir con las grandes como Nvidia o AMD, además de capacidades de autonomía y conectividad por encima de la media de la gama alta en cuestiones de ordenadores portátiles es algo que seguramente revolucionará la industria y bien vale la pena la espera de casi un año para poder adquirirla. Y si bien la tecnología "Coffee Lake", de la que ya les habíamos hablado antes, son los Ice Lake, los procesadores por los que debemos esperar para poder hacer una verdadera actualización en cuanto a la potencia de nuestras laptops, y posiblemente computadoras de escritorio también, no my lejos en el futuro.

 

¿Ustedes qué opinan? ¿Podrá la nueva generación de procesadores de Intel no sólo destronar a sus impresionantes predecesores, si no a los expertos en aceleración gráfica? ¿Van a querer tener una para próxima Navidad? ¡Comenten!

Tecnología