Series
¿Es Dark como Stranger Things?

Por: Lucano

Desde que vimos el primer avance la nueva apuesta de Netflix por las producciones internacionales, 'Dark', no pudimos evitar comenzar a dibujar paralelos entre ella y la popular Stranger Things, y es que, si nos hablan de un pueblo semi aislado, cerca de una central de energía del gobierno, en el que desaparecen personas, especialmente niños y un grupo de amigos y/o familiares de los desaparecidos unen fuerzas para resolver el misterio de las desapariciones y además todo tiene un toque de eventos paranormales, lo primero a la cabeza que se nos vendría es: Stranger Things.

Si, definitivamente tiene esa vibra de 'Stranger Things', tal vez, un poco más macabra.

 

Si, todo suena demasiado similiar, incluso en el segundo episodio de 'Dark', hay un evento prácticamente igual a algo que ya habíamos visto en Stranger Things, sirve a un propósito diferente y claro, las cosas cambian bastante a partir del tercer episodio afortunadamente, pero no deja de tener los ecos de la serie que vimos primero.

 

¿O sea que no es una copia?

No, Dark es una bestia completamente diferente en su derecho, más compleja, más madura y ciertamente más 'oscura'. No por nada es una producción alemana, el cine y la televisión europeos hacen un uso excepcional de la fotografía para mostrarnos sentimientos y estados de ánimo. Dark lleva esto a otro nivel con sus tomas abiertas de los alrededores del pueblo y sus acercamientos de los personajes centrales para mostrarnos sus diferentes emociones. Puede sentirse por momentos que Dark es una serie que avanza muy lento, pero durante esos momentos, nos bombardea con pequeños detalles de carácter que al principio pueden no parecer muy importantes, pero luego llegamos a entender.

Dark tiene imágenes mucho más poderosas y emocionales que las de Stranger Things a lo largo de sus 10 capítulos.

© Weidemann & Berg Television

 

Al comenzar el primer capítulo se nos muestra una frase célebre sobre el tiempo de Albert Einstein, luego las primeras escenas ocurren en dos años diferentes, pero intimamente interconectadas. Es desde este momento que sabemos que la serie hará un énfasis muy grande en el tiempo, aún no sabemos como (y no lo revelaremos acá, no nos gusta dar spoilers), pero sabemos al menos que el tiempo será de suma importancia para la trama de la serie.

Diferentes generaciones tienen diferentes secretos...

© Weidemann & Berg Television

 

La musicalización merece una mención aparte, mientras que Stranger Things vive decididamente en la década de los 80s, Dark es una serie que a pesar de su énfasis en el tiempo, no le dá demasiada importancia a utilizar música de un período en específico, solo en los momentos en los que es obvio, o necesario. La canción de inicio de cada capítulo, Goodbye, es un deleite para los oídos y vale la pena no 'saltar la intro'.

 

Los personajes son tal vez la razón por la cúal la serie se ve demasiado como Stranger Things, sin embargo ellos también son diferentes, incluso si se ven y suenan demasiado similares a los de la serie americana: un grupo de niños/adolescentes tratando de encontrar al hermano menor de uno de ellos, un policía rudo y de poca paciencia en medio de la investigación, una madre angustiada, ETC. Y a pesar de todo, no son copias de los personajes que nos encantaron en Stranger Things, tienen motivaciones y trasfondos muy diferentes, así como su actuar y decisiones.

No, definitivamente no son Mike y sus amigos.

© Weidemann & Berg Television

 

Así que no, Dark no es una copia de Stranger Things en alemán. Si, se trata de un misterio de ciencia ficción/paranormal alrededor de la desaparición de niños y adolescentes en un pueblo que vive a la sombra de una instalación del gobierno que encubre algo, pero mientras que Stranger Things emula los filmes de Sci-Fi de los años 80s como E.T., Dark es más similar a los filmes europeos de misterio y thrillers policiales al estilo de 'Los Rios de Color Púrpura'.

Series