Series
Final Space, comedia y crisis existenciales en el espacio

Por: Lucano

Creada como un concepto original en el 2016 por el YouTuber, animador y artista Olan Rogers, Final Space comenzaba como una historia de ciencia ficción con elementos bastante formulaicos de la Sci-Fi, ya saben, viajes en el tiempo, naves espaciales, lasers, robots, extraterrestres y lo que aparentaba ser un comandante maligno con un toque de humor. Hay que aceptar que suena como lo que cualquier serie derivada de otras más famosas como Rick and Morty o Futurama podrían ser.

La naturaleza un poco reflexiva y ese inicio desde lo que parece el final de la historia, llamó la atención de muchos.

 

A pesar de que el humor no estaba muy pulido y que el aspecto visual no es para nada el resultado final de la producción de TBS y Conan O'Brien, fue este "piloto" lo que hizo que Final Space fuera una realidad tanto en televisión norteamericana por medio de TBS y TNT, como a nivel global a través de sitios de stream como Netflix, Amazon y iTunes. Y en realidad, Final Space no es para menos. Cambiando bastante los tonos del corto que la inspiró, Final Space nos ofrece a un disparatado protagonista, enfrentándose a un temible y complejo villano, así como a una catastrofe que amenaza todo el universo conocido.

 

Antes de proseguir, solo debo decir que la serie puede ser muy fácilmente arruinada por spoilers, así que primero, les aseguramos que mantendremos los avances de eventos importantes de la serie al mínimo y segundo, eviten leer o ver cualquier material que pueda contener spoilers de Final Space, créanme, estarán agradecidos al fnal de la serie.

El corto original de Olan Rogers era genial, pero la belleza visual de la serie completa presentada en el tráiler de TBS es otro nivel completamente diferente.

 

Debo comenzar diciendo que la serie cuenta con un reparto espectacular, con las voces de estrellas de la talla de David Tennant, Keith David, Steven Yeun, Ron Pearlman, Xzibit, el mismísimo Conan O'Brien, entre otros, incluido el creador de la serie, Rogers, en el papel protagónico y proveyendo algunas voces adicionales. Las actuaciones de voz son de primer nivel y nos mantienen sumergidos en la historia y con los personajes, aunque esto mismo no sea del todo agradable. Pero ya llegaremos a eso.

 

El principal problema que muchos han tenido con Final Space es su protagonista, Gary, como ya dije, interpretado por Olan Rogers, creador de la serie. El personaje principal es, extraño, por decir algo. En él tenemos un joven adulto que por su propia estupidez y descuido termina prisionero en una nave de mantenimiento de satélites al tratar de conquistar a una oficial de la "Guardia Infinita", suplantando a otro oficial de dicha guardia, una organización militar y de exploración espacial que es reminiscente de la Flota Estelar de Star Trek. Por los últimos 5 años Gary ha cumplido su condena acompañado únicamente por la inteligencia artificial de la nave, H.U.E., su compañero robótico, KVN, que en teoría esta encargado de evitar que Gary se vuelva loco por el aislamiento (a pesar de hacer todo lo contrario en realidad) y los "M.I.S.M.O.S" o "S.A.M.E.S.", un grupo de robots idénticos, pero a quienes Gary les ha dado nombres propios para no sentirse tan solo, y que sirven como escuadrón de defensa de la nave.

 

El tema del aislamiento no solo físico, si no emocional es uno de los temas centrales de Final Space, como mencioné antes, el principal problema para muchos es que Gary es excéntrico de manera excesiva, esto se debe en su mayoría a que su falta de interacción con otros humanos, hizo aflorar aún más los defectos de carácter que demuestra al ganarse su estadía en su nave prisión. Este mismo tema es explorado cuando, Gary al conocer a otros seres durante los últimos días de su sentencia en la nave, crece como personaje, de una forma en la que no lo había hecho durante su tiempo en aislamiento y de ese punto, no solo se desarrolla la historia de Final Space, si no que se derivan muchas de las referencias a otras obras a las cuales rinde homenajes, ya sea con escenas que reflejan casi literalmente el espíritu de sus inspiradoras, o que solo mantienen algún elemento que cualquier fanático de la ciencia ficción disfrutará sobremanera.

 

El detonante de los eventos en la serie es el encuentro entre Gary y "Mooncake", un extraterrestre redondo y verde que es en realidad portador de un poder inmenso y por eso mismo es perseguido por el villano central de Final Space, el Lord Commander, genialmente interpretado por Tennant, en una de sus caracterizaciones de voz más intimidantes y complejas de su carrera. A pesar de que Gary tiene razones válidas para ser todo lo extraño que es, y a pesar de su forma de ser aparentemente ridícula, es un personaje interesante y que crece a lo largo de los 10 capítulos de la primera temporada de la serie, sin embargo, hay que decirlo, Gary ni se acerca a ser el personaje más interesante o con el que la audiencia puede identificarse más, los personajes secundarios como H.U.E., Quinn y en especial el mercenario Avocato, son quienes se roban el show del lado de los héroes, pero es posiblemente el Lord Commander quien sea el personaje mejor logrado, con una motivación genuina para querer ver cumplidos sus planes y siendo una verdadera fuerza de oposición para los protagonistas es uno de los villanos más memorables en animación y en general de los últimos años.

 

Claro, las actuaciones ayudaron mucho a que los personajes fueran interesantes y entretenidos, sin embargo la escritura de la serie sienta las bases de una excelente historia que a veces no parece ir a algún lado, pero en realidad sabe exactamente cuál es su destino. Es posible que Final Space se vea un poco afectada por su inclusón de comedia, principalmente encarnada por Gary, sin embargo su complejidad e impacto emocional podría haber sido mucho para audiencias muy sensibles de no haberlo. Y con respecto al humor, puede que el manejado por Gary sea un poco chocante para algunos espectadores, pero el resto del humor, manejado por la historia y los personajes secundarios es sutil, inteligente y satisfactorio, manejando niveles de crítica social, autoreferencial e incluso sugestivo de formas que no caen en lo obvio ni en lo vulgar. Las escenas que parodian películas como Jurassic Park, Face/Off, Alien y 2001: A Space Odyssey en realidad pondrán una sonrisa en el rostro de cualquier fanático. Cabe mencionar que Final Space tiene más influencias de series de anime un poco oscuras como Neon Genesis Evangelion, Space Runaway Ideon y RoboTech, que de las series con las que podría ser comparada directamente, como Rick and Morty o Futurama.

 

Sumadas a la gran calidad de su escritura y los talentos de voz envueltos en el proyecto, la selección musical, tanto del score original de la serie como de las canciones utilizadas en la misma es genial, la ambientación es divertida y dinámica cuando debe de serlo, y dramática y sombría cuando la situación lo requiere. Los compositores Shelby Merry y Jake Sidwell son los responsables directos de esto y vaya que se han lucido, desde la pieza de introducción de cada capítulo, hasta la ambientación más sutil son excelentes, además de las magníficas composiciones de Andrew Goodwin, como canciones de fondo.

 

Asimismo, el aspecto visual es posiblemente lo más llamativo de Final Space. Claro, en esta época cualquier serie animada con un poco de presupuesto puede lograr grandes cosas visualmente, sin embargo, Final Space destaca porque, así como se respeta a si misma a nivel de historia y personajes, también lo hace de manera visual, manteniendo sus paletas de colores, sus diseños y su calidad de animación durante los 10 episodios de la temporada. El espacio tiene tonos completamente diferentes a los que los planetas con atmósfera muestran, las escenas debajo de agua son igualmente diferentes y el interior de la nave prisión de Gary, la Galaxy One, donde ocurre la mayor parte de la acción de la serie tiene su propia identidad visual.  Los diseños mecánicos y tecnológicos de la serie no son genéricos como los hemos visto en otras, en las que podemos incluir a Rick and Morty, si no son congruentes con el universo al que nos introduce Final Space.

El aspecto visual del concepto original de Rogers no estaba mal, perode verdad hubo una mejora considerable en el producto final.

© ShadowMachine

 

Finalmente, es el espíritu de la serie lo que me ha ganado. Si bien una segunda temporada ya fue anunciada y Olan Rogers ha afirmado que tiene material para hasta 6 temporadas de Final Space, es su deseo de contar una historia en concreto y de una forma muy carente de cinismo lo que la aparta del montón. No estamos frente a Rick and Morty y su naturaleza mayormente episódica, si no ante una historia estructurada dividida en 10 episodios que terminan de manera perfecta, encajando cada pieza que parecía perdida en su lugar, de nuevo, sin cinismo, ni pretensiones, mientras que series más "adultas" como Rick and Morty tratan de darle vuelta a los temas de la ciencia ficción y la ópera espacial tratándonos de convencer que "los héroes no existen en nuestro tiempo", Final Space nos reafirma que los héroes existen y sufren por ello.

 

No puedo recomendarles Final Space lo suficiente, es una obra que vale la pena verse al menos una vez. Sus méritos actorales, visuales, sonoros y de escritura son demasiados para dejarla pasar. No puedo decir que si disfrutaste de Rick and Morty o Futurama, o cualquier otra serie "adulta" de animación con elementos de ciencia ficción, vas a disfrutar de Final Space, esta serie no es parte de ese grupo, es una serie más honesta y más emotiva de lo que alguna de esas podrían llegar a ser (y eso que Futurama me ha sacado las lágrimas en más de una ocasión).

 

Final Space: 10/10

Series